A Melisa no se sabe si le disgusta o le gusta que le pongan cachos, cuando lo hacen tiene una placentera y lujuriosa venganza, Melisa tiene todo calculado y le da placer a un afortunado conocido con una verga tremenda.